Investigación Especial: La ambición climática de América Latina en la mira

 

 

Redacción: Leonardo Mesa

 

Rumbo a la Cumbre de Cambio Climático 2019 (COP25) , Modificación Artificial del Clima y Movilidad Eléctrica

 

Desde el mes de mayo del corriente año se comenzó a desarrollar un programa de entrevistas en línea llamado Diálogos Virtuales sobre Cambio Climático, donde un grupo de periodistas latinoamericanos especializados en noticias ambientales junto a importantes expositores de la región abordaron temas referidos al rol de América Latina en las próximas negociaciones climáticas que serán conducidas por Costa Rica y Chile, desde el 2 al 13 de diciembre.

Este despliegue entre comunicadores en red fue posible gracias a Fundación Avina, Action LAC, Conexión COP, y LatinClima que con el apoyo de la Cooperación Española por medio del programa Arauclima permitieron estos encuentros de capacitación para periodistas muy útiles.

En este marco, la segunda sesión del programa se tituló América Latina, Ciudades y Movilidad. Para esta ocasión se contó con la presencia de Alejandro Miranda, ejecutivo principal de la dirección de sostenibilidad, Inclusión y Cambio Climático de CAF- Banco Desarrollo de América Latina. Y Maxim Rebolledo, supervisor de la unidad de Sistemas Mecánicos de la División de Ingeniería del Canal de Panamá, además es Ingeniero Electromecánico egresado de la Universidad Tecnológica de Panamá, con una Maestría en Ingeniería de Sistema de Potencia de University College London, en Reino Unido.

En esta maestría lideró un equipo que se encargó de prototipos de autobuses híbridos y eléctricos para Transport of London. Ambos expositores compartieron mucha información para comprender que tan importante es el rol de América Latina en estos cambios a nivel mundial. Pero también planteamos el contexto clandestino en el que se dan estos cambios, la otra cara de la crisis climática, la geoingeniería, y la infraestructura energética arcaica de nuestro país.

 

Cambio climático, retos y oportunidades por Alejandro Miranda

Resultado de imagen para Alejandro Miranda cambio climatico
EFE/María Eugenia Fernández

 

El primer dato importante es que el cambio climático ya representa hoy en día un incremento aproximado de 0.85ᵒC sobre la temperatura promedio mundial antes de la era preindustrial. Y el segundo dato importante, aun cuando existe un país o algunos líderes a nivel internacional que dicen que el cambio climático no existe, en términos generales cuando tú hablas con el resto del sector de la sociedad te das cuenta que realmente el cambio climático existe en un contexto a nivel internacional, es un hecho, y además el cambio climático lo estamos provocando los seres humanos, o sea la influencia antropogénica.  

El tercer dato importante para traer a esta conversación es que en el quinto reporte del panel intergubernamental de cambio climático (IPCC) se responsabiliza o se indica que la actividad humana es la responsable de más del 50% del cambio climático y del aumento de la temperatura. Y ya finalmente en el último informe que publicó el IPCC, se indica que el cambio climático ya está aquí, y que tenemos que empezar a actuar. Ahí hace una serie de recomendaciones para empezar a trabajar y se está indicando que se tiene que trabajar en una transición sin precedentes, tienen que ser cambios rápidos y de gran alcance sobre todo en 5 sectores:

⦁ Generación de la energía
⦁ Agricultura
⦁ Ciudades
⦁ Transporte
⦁ Industria

Estos sectores son altamente relevantes, los que queremos alcanzar o mitigar los efectos del cambio climático mundial.

¿Cómo este cambio climático va a afectar a América Latina?

Lo primero que hay que indicar es que el cambio climático se va vivir de diferentes intensidades y diferentes maneras en los países de América Latina. En algunos países se van a incrementar la frecuencia o intensidad de los huracanes, en otros países va a disminuir la cantidad de precipitaciones anuales, en otros al contrario se van a aumentar, en fin, el cambio climático tiene diferentes repercusiones a nivel Latinoamérica, y lo que tienen que hacer los países es empezarse a preparar de acuerdo a sus propias condiciones y características para afrontar este desafío, que a la vez representa una gran oportunidad.

¿Cómo podrá afectar el cambio climático en términos numéricos?

La CEPAL (Comisión Económica para América Latina) hace algunos años sacó un cálculo en el que indica que el cambio climático es un gran riesgo para el presente y futuro, y que si no se hace nada el cambio climático podrá originar pérdidas económicas anuales que podrían alcanzar el 1.5 y 5 % del PIB para el año 2050. Es un dato bastante revelador para considerar lo que podría ser el impacto a nivel regional.

Otro tema que se ha estado estudiando es cómo esto se podría aterrizar ya en los diferentes sectores que se mencionaban. El año pasado hicimos un estudio sobre los impactos del cambio climático y los desastres naturales en la infraestructura vial, entonces lo que pudimos ver y observar es que el 25% de estos impactos los está asumiendo el sector transporte. Aquí representa una gran oportunidad para empezar a trabajar y podernos adecuar para lo que va ser el futuro. Y con base en toda esta evidencia científica que yo les mencioné acerca del incremento que ya estamos viviendo, en lo que se espera y cómo va afectar en las diferentes regiones, lo que estamos viviendo es indispensable para empezar a planificar, diseñar, construir y operar infraestructura considerando los efectos del cambio climático. No tiene ningún sentido seguir trabajando de manera habitual porque ya sabemos que en un futuro vamos a tener cambios y tenemos que empezar a adaptarnos y apostar todo el desarrollo económico para tratar de mitigar en la mayor parte posible los efectos del cambio climático.” Finalizó Miranda.

 

Posturas disímiles a la emergencia

Para comenzar a desarrollar esta idea de cambios importantes a nivel mundial sobre clima e infraestructura sostenible, debemos contar con toda la información que existe (o lo más importante) y así profundizar en el tema para ofrecer un material discernible, y crear una opinión propia, equilibrada, y coherente. En este caso vamos a compartir el panorama menos trágico para que, en caso de interesarle la propuesta, usted sea consciente, se interiorice en el momento que vivimos, sepa cómo se manifiesta nuestro entorno institucional actualmente, y saque sus propias conclusiones.

Como bien apuntaba Alejandro, existen líderes políticos y eminencias científicas que no están de acuerdo con el concepto de cambio climático o calentamiento global, y sobre lo que promueve el IPCC. Es el caso del presidente de EEUU Donald Trump, que rechazó formar parte del tratado de París aunque reafirmó su compromiso con el crecimiento económico de su país utilizando todas las fuentes de energía y tecnologías amigables con el medio ambiente. Hay que tener en cuenta que también están en juego las reservas petroleras del mundo, que pasarían a un segundo plano, teniendo en cuenta los cambios a realizarse reemplazando los combustibles fósiles por energías renovables. Pero en lo que respecta a lo científico por sobre lo comercial, el Premio Nobel de Física Ivar Giaever, considera al calentamiento global antropogénico como una “nueva religión” porque es un tema que no se permite discutir. Según el físico noruego las temperaturas han sido estables durante los últimos 150 años. En 2011 Ivar resignó su membresía de la American Physical Society debido a su posición oficial, la que argumenta como un conflicto de intereses más allá del clima en cuestión iniciado por el político y filántropo Al Gore.

 

Resultado de imagen para Premio Nobel de Física Ivar Giaever

Según palabras de Ivar:

“Desde 1860 a 2010 la temperatura ha subido desde 14.85ᵒC a 15.65ᵒC, un 0,3%. Creo que la temperatura ha sido sorprendentemente estable. Si tomo donde vivo en Albany NY, la fluctuación de temperatura entre invierno y verano es de -77ᵒC en algún momento. Así que ¿creen que 0.8ᵒC en promedio para todo el mundo hace alguna diferencia para el clima de Albany? ¿Es eso tan sensible para ustedes? ¿Cuál es la temperatura ideal para la Tierra?” pregunta Ivar a su audiencia en una exposición en Lindau, Alemania.

“En los últimos 19 años la temperatura no ha subido, ha sido constante por 19 años. Nunca se tomó en cuenta la temperatura de los océanos pero ahora sí, ¿por qué hace esto la NASA? ¿Porque es más exacto o porque pueden chanchullar los datos?” Ivar Giaever

 

Resultado de imagen para Piers Richard Corbyn
The Thelegraph

Podríamos mencionar la postura del reconocido meteorólogo y astrofísico ingles Piers Richard Corbyn, quien asegura que la ciencia del calentamiento global está basada en datos fraudulentos. A Corbyn se lo conoce por acertar todos los pronósticos que hace del clima analizando el sol. Él asegura que la implicancia del CO2 en la violencia del clima es pura bazofia, y contradice a los científicos que alarman con el Calentamiento Global, con pruebas y acierto. “Si se toma solo un fragmento de los gráficos que miden los cambios climáticos en el tiempo obviamente se puede manipular la información.”

En su sitio web weatheraction.com, Piers publica esta imagen:

“Este no es un gráfico creciente. Las afirmaciones absurdas no pueden continuar. Necesitamos una campaña mundial para eliminar el fraude y limpiar la ciencia” Piers Corbyn

 

Resultado de imagen para Denis Rancourt
@DenisRancourt

De la misma manera el físico canadiense Denis Rancourt publicaba en 2007 un controvertido ensayo sobre las teorías prevalecientes sobre el cambio climático en su blog, considerado por la revista The Nation como “uno de los mejores ensayos sobre la creación de mitos de efecto invernadero desde la perspectiva de la izquierda”. El senador estadounidense James Inhofe señalo que “Rancourt es un activista y científico de izquierda comprometido, cree que los ecologistas han sido engañados para promover el calentamiento global como una crisis”. De hecho así es como se lo considera hoy oficialmente, una “crisis climática”.

 

Resultado de imagen para Patrick Moore
ecosense.me

Patrick Moore, ex presidente de Greenpeace, ha afirmado que “el cambio climático es un completo engaño y una estafa” impulsada por científicos corruptos que están enganchados a subvenciones públicas que los benefician. Moore, doctor en ecología, cree que las campañas ambientales están relacionadas con los “negocios verdes” que se aprovechan de subsidios masivos, enormes amortizaciones de impuestos y mandatos gubernamentales para acrecentar su fortuna. “Mientras tanto, disfrutan de una protección propagandística de los medios de comunicación” dijo Moore tras señalar que la catástrofe climática está creada para infundir miedo y manipular las decisiones de las personas.

 

“Se está involucrando a la ciencia con la superstición, y hay una especie de combinación tóxica entre religión e ideología política” Patrick Moore

 

Modificación artificial del clima y mitigación del calentamiento global

Resultado de imagen para SRMGI
ce-conference.org

 

Si hablamos del clima y de sus cambios bruscos, es indispensable referirnos a los sistemas artificiales utilizados por la ciencia. Otra controversia dentro del tema del calentamiento global es la utilización de la geoingeniería o modificación artificial del clima para mitigar sus efectos, como la gestión de radiación solar con aerosoles conocida como Solar Radiation Management (SRM). Hay una investigación publicada en la Biblioteca Digital de la Universidad Católica Argentina con título: Modelación regional de inyección de aerosoles de sulfato para reducción de la temperatura global en forma artificial: caso; región de Cuyo.

En ella participan la Universidad Tecnológica Nacional, la Facultad Regional Mendoza, el Grupo de Estudios de la Atmósfera y el Ambiente, la Universidad Católica Argentina, y el Equipo Interdisciplinario para el Estudio de Procesos Atmosféricos en el Cambio Global (PEPACG). Esta investigación está basada en el método de inyección de aerosoles de sulfato en la estratosfera baja, derivada de la geoingeniería climática. La técnica se fundamenta en los efectos provocados por las erupciones volcánicas y su objetivo es incrementar los niveles naturales de aerosoles de sulfato de manera artificial, causando un aumento en el albedo planetario y reduciendo la entrada de la radiación solar y, logrando la disminución de la temperatura media global.

Pero también las técnicas para modificar el clima a conveniencia se instaló en algunos países con el propósito de proteger la agroindustria, o en el caso específico de la provincia de Mendoza la vitivinicultura, donde la Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas desarrolló un programa de Lucha Antigranizo (LAG) mediante la siembra de nubes, una técnica descubierta en 1947 por el químico y meteorólogo Vincent Schaefer, y perfeccionada posteriormente, en la que se esparce por el cielo una cantidad determinada de sustancias químicas (dependiendo su objetivo) como el yoduro de plata para mitigar el granizo, o el yoduro de cesio, o cloruro de sodio magnesio y calcio para incrementar lluvias, etc., generalmente estos programas son financiados por las compañías de seguro.

En Mendoza la empresa contratada para tales fines fue Weather Modification Inc. Inicialmente, como lo indica su página web, el Proyecto de Supresión de Granizo se ejecutó desde 1998 a 2004, y debido al “éxito” el sistema continúa actualmente ya independiente de insumos extranjeros -se podría decir- ya que la provincia cuenta ahora con su propia fábrica de cartuchos antigranizo. Ahora con el nombre Stroyproject Weather Modification SA curiosamente figura en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) bajo la nomenclatura 202908

 

Fabricación de Productos Químicos NCP que incluye la fabricación de Aceites Esenciales. Pero no veo la modificación climática relacionada a la aromaterapia. Y la cosa se pone más turbia cuando el principal integrante del nuevo directorio (modificado en 2017 con período hasta 2020) no aparece en el padrón provincial.

 

La consulta en Diálogos Virtuales

La pregunta que hicimos desde el programa de radio Consciencia Ambiental emitido por Radio Serranías de la ciudad de Villa Carlos Paz, Córdoba (Argentina), como parte del panel de periodistas latinoamericanos seleccionados, fue dirigida a Alejandro Miranda, y enfocada en la geoingeniería.

Leonardo Mesa:En el norte de Argentina se utiliza el sistema de siembra de nubes para modificar el clima de manera artificial, la vitivinicultura específicamente (de la mano de la explotación agrícola y la lucha antigranizo), esto sumado a la gestión de radiación solar, entre otros métodos de mitigación de calentamiento global están siendo utilizados de manera masiva ¿Qué estudios existen de sus consecuencias a largo plazo?

AM: – “En este caso, lamentablemente no puedo dar una respuesta porque, para ser totalmente sincero con la audiencia, no conozco del tema. O sea, no tengo mucho conocimiento acerca de la situación tan particular de lo que está pasando en el norte de Argentina. Entonces no podría darle una respuesta en este caso.

La consulta para el Conicet

El año pasado durante un ciclo radial que realizaba por las mañanas en Radio Serranías, pude obtener algunos datos del investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) Marcelo García, quien respondía a la pregunta de si en Argentina se utilizaban técnicas de geoingeniería, en ese momento fue mencionado el caso del Premio Nobel de Física Ivar Giaever, y también el profesor Hal Lewis de la Universidad de California, quienes renunciaron a la Sociedad Americana de Física por considerar al calentamiento global una estafa pseudocientífica.

MG: – “el calentamiento global existe, hay datos que muestran la evidencia de que el calentamiento global está, lo que sí no hay que echarle la culpa al calentamiento global de todo. Por ejemplo, nosotros podemos decir que hubo mayores crecidas por la presencia del calentamiento global, pero también hay que tener en cuenta que esas cuencas que antes eran naturales ahora están todas urbanizadas. Entonces, si bien puede haber un efecto del calentamiento global sobre los procesos que general precipitación, también hay que ver lo que estamos haciendo nosotros con las cuencas que quizás el efecto es mucho mayor que el calentamiento global mismo”.

Insistí una vez más con la geoingeniería y específicamente la siembra de nubes, a lo que respondió: “No, en eso no tengo una opinión formada, sobre eso no es algo que se esté usando mucho en Argentina, y lamentablemente no es mi línea de investigación asique no tengo una opinión muy formada de eso.

Mientras sucede esto a nivel de medios de comunicación donde el grueso de la población se informa, por otro lado en conferencias o sitios web especializados se difunde una catarata de información verdaderamente preocupante. Según el investigador y fundador de Geoengineeringwatch.org Dane Wigington “estos programas de geoingeniería o ingeniería climática están interrumpiendo de manera radical los patrones climáticos, los ciclos hidrológicos (ocasionando sequías en algunas áreas y inundaciones en otras), destruyendo la capa de ozono, y contaminando a todo el planeta con estas operaciones de dispersiones tóxicas en la atmósfera de todo el planeta. Interferir con estos sistemas vitales de la Tierra es una locura que escapa a la comprensión. No hay ningún tipo de regulación ni de control sobre estos programas de dispersión de aerosoles en nuestra atmósfera. Todos estamos siendo sometidos a estas pruebas de laboratorio a cielo abierto en curso.

Nuevamente queda claro que la actividad de la modificación climática artificial se maneja con escasa información pública, tanto en los medios masivos como en profesionales que ejercen la divulgación. Lo que no quita su existencia, ni las consecuencias que se estén generando silenciosamente. Es un tema muy amplio que seguirá teniendo novedades, sobre todo mientras no se difunda material confiable y transparente por parte de los gobiernos, o estudios exhaustivos que garanticen nuestra seguridad y la de nuestro ecosistema a corto, mediano y largo plazo.

Hacia la movilidad eléctrica, por Maxim Robelledo

 

A principios del Siglo XX pocos imaginaban que la transición al automóvil fuese a suceder de forma tan acelerada. Hay fotografías del año 1900 en la que se puede ver una gran avenida llena de carruajes tirados por caballos, en la que raramente se podía disfrutar de un cruce con algún vehículo a motor. Nadie concebía como una posibilidad de que eventualmente todos iban a utilizar automóviles. Pero solo una década más tarde, en las mismas avenidas ya era difícil cruzarse con un caballo, siendo los automóviles los que las inundaban. Lo que se está viviendo en este momento es básicamente lo mismo, estamos teniendo una progresión bastante rápida hacia el transporte eléctrico. De hecho no solamente la buena voluntad de reducción de emisiones, sino que económicamente se está volviendo más viable.

Estamos cerca de los 6 millones de vehículos eléctricos en el mundo. Es una tecnología que ha progresado muy rápido, teniendo en cuenta que para alcanzar el primer millón pasaron 20 años. Desde ahí se fue reduciendo drásticamente el tiempo en alcanzar el próximo millón de autos eléctricos hasta llegar a necesitarse solo un cuarto de año.

Esta acelerada transición a la movilidad eléctrica está motivando a dos de las empresas automotrices más grandes del mundo como Renault y Fiat Chrysler a realizar una fusión para poder afrontar este cambio que se está dando de manera tan abrupta, ya que no van a poder subsistir como empresas individuales.

El país con mayor avance en movilidad eléctrica es China, que no empezó por la buena voluntad de hacerlo por el futuro, sino que lo hizo por respirar una mejor calidad de aire en su presente, ya que la contaminación que sufrían era de las peores en el mundo. Para las olimpíadas de Beijín en 2008 tuvieron que implementar el uso de buses eléctricos para mitigar la contaminación ambiental. Siendo pioneros en esta implementación, hoy China cuenta con una flota de 350 mil buses eléctricos. Todo este despliegue logrado a través de subsidios y metas municipales. A propósito, la inversión llegó también para la modificación climática. A través de la siembra de nubes y con el fin de limpiar el aire de contaminación, pero específicamente para proteger la ceremonia inaugural de posibles lluvias. Según Reuters, más de 100 personas y tres aviones estuvieron alertas durante las olimpíadas para manipular el clima si las tormentas amenazaban la inauguración de los juegos. Hecho confirmado al día siguiente por la agencia oficial China Xinhua, publicado por el periódico La Voz de Galicia, en el que se especifica que ocho aviones cargados de químicos despegaron de una base en la ciudad de Zhangjiakou, en la provincia de Hebei, para frenar la condensación de nubes.

En Latinoamérica hay países que han implementado todo incentivo al alcance para agilizar el despliegue de vehículos eléctricos. Por ejemplo, Costa Rica lo único que le falta es una tarifa eléctrica diferenciada para la recarga de vehículos, pero cuenta con incentivos a la compra, al uso y circulación como pueden ser la excepción de peajes y estacionamiento exclusivo, y otros instrumentos de promoción como una estrategia nacional y una ley de movilidad eléctrica. Muy pocos países arrancaron así, muchas de las políticas que se han creado no han sido necesariamente mediante estudios profundos. Este ha sido el caso de Panamá, donde el único incentivo que tuvo fue para la importación, sin lograr un avance, aun teniendo cero % de arancel sobre la importación contra uno de combustión interna que pudiera estar pagando un 18%.

“No hizo diferencia, el mercado se mantuvo igual, lo cual nos lleva a evaluar si este era el incentivo adecuado. Es muy importante no emular simplemente los incentivos y las acciones tomadas por otros países, sino realizar un análisis profundo y determinar cuáles serían los pilares de una estrategia específica para un país” Maxim Robelledo.

No hay una solución igual para todos los países, te puedo decir cosas en la que coinciden todos, que es por ejemplo el tema de gobernanza o gestión de una estrategia de movilidad. Es crucial porque define quien va a llevar la estrategia a cabo, quien va a ser el encargado de organizar a todos los esfuerzos. Porque muchas veces se dan esfuerzos aislados, que no están siendo agrupados por nadie. Casi todas las estrategias incluyen un pilar que se llama gobernanza o gestión de estrategia de movilidad eléctrica y generalmente está compuesto de un sector gubernamental o intergubernamental, y publico/privado, y en el caso de países que tienen ya una flota considerable tenemos actores que son los usuarios. Otro tema muy importante es quién desarrolla la normativa, y este también es un pilar que casi siempre es compartido entre todas las estrategias, ahí se revisa el tema de sostenibilidad y reducción de emisiones que es una manera indirecta de promover la movilidad eléctrica, y el tema de legislación, de infraestructura, y de vehículos eléctricos, así como también el financiamiento. Los sectores estratégicos es donde yo creo hay una mayor variabilidad, en Panamá por ejemplo se ha identificado que las flotas de autobuses son el corazón de un arranque de estrategia relevante, a corto plazo. Por ejemplo en Argentina se ha identificado que algo muy importante es la industria del Litio. En Panamá ni siquiera fue considerado. En Chile la producción es muy importante ya que allí se fabrica. Asique es muy particular de cada país el establecimiento de estos pilares, pero sí hay muchos que se comparten como la Educación y Conocimiento, que básicamente desmitifica el tema de la tecnología, ayuda a la investigación y desarrollo, y capacita a ese personal que va a darle mantenimiento a esta flota nueva de vehículos eléctricos” finaliza Maxim.

Fabián Carballo Vargas, un periodista mexicano del panel le pregunta: “¿Cómo se está planeando los desechos de los vehículos eléctricos en Latinoamérica?

MR: – “El tema del desecho, realmente, el chasis o el cascarón del vehículo es el mismo caso que la chatarrización de vehículos normales. Lo especial es la batería, en temas de batería se tienen varios planes de reciclaje y reutilización. En el caso de Panamá, por ejemplo, particularmente no reciclamos sino que exportamos las baterías, pero generalmente cuando se acaba el tiempo de vida útil móvil (obsolescencia programada) de una batería de vehículo eléctrico se le puede dar una segunda vida estacionaria. De qué manera, como una batería de respaldo para casas, de lograr compilar una gran cantidad de baterías, respaldar energías renovables, plantas pequeñas dependiendo la cantidad de baterías que se desechen. Básicamente es eso, reciclar para volver a utilizar los materiales que son útiles o reutilizar en aplicaciones estacionarias.

Luci Calderón, periodista Guatemalteca en el panel hizo un comentario: “leí que las baterías que usan los autos eléctricos requieren de ciertos elementos que se consiguen a través de la minería, con los respectivos impactos negativos en el ambiente. ¿Es esta solución peor que el problema? ¿Cómo la ciencia puede contribuir a que ya no se requiera de minería para la fabricación de estas baterías?

MR: – “En el inicio todas las tecnologías tienen una rampa de mejora de eficiencia, en este momento definitivamente el impacto al ambiente que genera la minería para la extracción de materiales para las baterías es elevada. Está mejorando, pero el beneficio total de la vida útil de un vehículo eléctrico tomando en cuenta lo que conlleva su fabricación sigue siendo muy superior al uso de vehículos de combustión interna. En cuanto a materiales y mejoras en la fabricación de baterías, ya se están haciendo investigaciones para mejorar y cambiar mucho de los materiales como por ejemplo el cobalto, que es muy debatido el tema ya que está disponible en ciertas zonas de África donde tienen muchos conflictos bélicos, y de hecho se ha ido haciendo una investigación para la transición de nuevos materiales y la utilización más eficiente de los materiales que se están extrayendo de estas minas. Asique con el avance del tiempo obviamente se va volver de menor impacto de lo que ya es.”

Desde Consciencia Ambiental tomamos la palabra para comentar que:

LM: – “En Argentina cada verano se nos corta la energía eléctrica por sobrecargas en el sistema, y no se ha encontrado una solución para este tipo de inconvenientes, que a corto plazo será la fuente de energía para abastecer a los nuevos vehículos eléctricos. ¿Hay estudios de este impacto?

MR: – “Normalmente las empresas de distribución de energía tienen estudios de red donde cuantifican la capacidad que van a tener a futuro y de esta manera amplían o mantienen su infraestructura existente. Por este lado la penetración de vehículos eléctricos en Latinoamérica ha sido relativamente lenta, y durante los próximos 2 años se pretende que no haya un crecimiento extremo en el tema de consumo eléctrico. Ya en países de mayor penetración como Noruega que se han visto afectados por picos de consumo energético pero ellos tienen un 40% de vehículos eléctricos. En este caso, en este momento, un vehículo eléctrico conectado en el tomacorriente de tu casa puede estar consumiendo lo que consume un aire acondicionado, dependiendo de tu uso tú podrías estar cargando ese vehículo entre 1 o 2 veces a la semana. O sea, realmente no es un impacto tan grande como la gente piensa que es.

En América Latina el país que más vehículos eléctricos tiene es México, seguido por Colombia, incluidos híbridos e híbridos enchufables. En Argentina están asomando tímidamente, en el ámbito público la ciudad de Buenos Aires incorporó a modo de prueba 4 buses en el mes de mayo, y en el ámbito privado los vehículos valen el doble de uno tradicional. Sin embargo, todos los países latinoamericanos han ratificado el Acuerdo de Paris, y han enviado sus contribuciones nacionales determinadas.

Veremos lo que nos depara próximamente la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Chile, antes de terminar el año, con estos y otros importantes temas que se trataron en Diálogos Virtuales referidos a los Derechos Humanos y Ambientales. Desde nuestro lugar tratamos de aportar la información central y la marginal que los medios masivos descartan, pero que involucran directa o indirectamente a la denominada crisis climática, y a todos nosotros, como habitantes del mismo hogar.