Un leopardo negro, especie rara de avistar, fue captado en Kenia por Will Burrard-Lucas de 35 años, fotógrafo británico de vida silvestre durante una expedición a África

 

Los leopardos negros son ejemplares con melanismo, lo opuesto al albinismo. Una cantidad mayor de melanina (pigmento responsable del color negro) les confiere un color negro uniforme en todo el cuerpo, aunque puede apenas distinguirse las rosetas oscuras características de la especie. Estos ejemplares suelen tener poblaciones más abundantes en el suroeste asiático donde las selvas son más densas y en menor cantidad en el África tropical.

Burrard-Lucas logro captar con su cámara Camtraptions a una hembra negra joven en plena noche, mientras que paseando por las llanuras kenianas con un leopardo más grande, de color normal, que se cree sea su madre. Las últimas imágenes del mítico leopardo negro habían sido capturadas 100 años atrás.

 

 

Hasta ahora se creían un mito entre la población local o se pensaban extinguidos porque nadie podía encontrarlos. Hasta que Will Burrard-Lucas lo halló en una expedición a África y lo retrató con su cámara  en el área de Laikipia, Kenia.

Según National Geographic se trata de la primera vez que un ejemplar de esta especie ha sido fotografiado en alta calidad en África durante los últimos 100 años.

 

Muchos de los kenianos se mostraron disgustados, pues estas nuevas fotografías tuvieron más reconocimiento y sienten que se debe porque es obra de un británico, mientras que las de años anteriores fueron captadas por kenianos y por ello no tuvieron tanto impacto.

El fotógrafo británico contó en su blog que desde niño soñaba con fotografiar uno y al enterarse de su posible avistamiento en la región de Laikipia, presumiblemente  la única área de África donde estos leopardos habitan, decidió investigar y organizó una expedición al lugar en enero, la cual pudo culminar con éxito y lograr las pruebas fotográficas de su existencia en la región.