Investigaciones recientes aseguran que los compuestos químicos del plástico pueden estar afectando el comportamiento animal, haciéndolos mas frágiles

La lucha contra el plástico cada ves parece mas difícil, ya que son pocos los lugares donde no encontramos este material que contamina a su paso vertederos, playas o incluso crean islas de plástico de varios kilómetros de distancia en la mitad del océano y cuando nada podría estar peor los investigadores de fauna marina confirman que es posible encontrar componentes químicos derivados del plástico en los huevos de aves que se encuentran en el Océano Ártico.

La pregunta para los científicos es ¿Como es posible encortar químicos de estas cualidades dentro de los huevos de las aves?

 

 

Se han hallado rastros de ftalatos, un componente derivado del la química para plastificar que ya ha sido prohibida en los juguetes por sus contraindicaciones en la salud de los niños.

 

 

La investigación asegura que los plásticos provienen de los tapones de las botellas y las colillas de cigarros los cuales las aves confunden con alimentos.

 

los científicos realizaron una exhaustiva búsqueda de huevos en el Estrecho de Lancaster cerca del Ártico y a mas de 200 kilómetros de cualquier comunidad humana. Fueron puesto a prueba 5 de los cuales uno contenía ftalatos, Aunque esto puede aumentar.

 

Las cifras son preocupantes

La doctora Jennifer Provencher, del Servicio de Vida Salvaje de Canadá en exclusiva para el Idependent, explica que “éstas son algunas de las aves que tienen los niveles más bajos de plástico acumulado“, pero afirma que seguramente a mayor proporción de plástico mayores riesgos por eso los resultados de las aves del mar del norte podrían ser muy altas.

 

 

Se hicieron varias pruebas de los huevos de fulmares y rissas de patas negras , una especie de gaviota, en donde se encontraron antioxidantes y estabilizadores UV, todos compuestos presentes en el plástico y “que se transfieren maternalmente al huevo” esto debido a que se alimentan de plástico que no puede atravesar su sistema digestivo por se amaño y se quedan atrapados en el estomago y luego transferidos al huevo.

 

 

Este podría ser otro ejemplo de los daños que hace el plástico en la vida salvaje, afirma el doctor Alex Bond, biólogo conservacionista, es posible que no cause la mortalidad, pero no es nada positivo , las investigaciones aseguran que los químicos presentes en el organismo de estas aves podría esta afectando su comportamiento y haciéndolas mas frágiles.

 


Vía: La Voz de la Madre Trierra