El sexo de la tortuga verde esta determinado por la temperatura, y el aumento de esta por el cambio climático está provocando una “feminización de la especie”

 

En la actualidad el censo está más o menos repartido entre ambos géneros, sin embargo, esto podría cambiar notablemente de aquí al año 2100, fecha para la que se estima que la población de ejemplares hembra habrá aumentado del actual 52 % al 93 %.

El futuro del planeta presenta un panorama de temperaturas más cálidas debido a los efectos del cambio climático según vaticina Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC). Sobre este dato, la Universidad de Exeter y el Centro de Ciencias Marinas y Ambientales de Portugal han llevado a cabo un estudio en del que se deduce que para finales de siglo entre el 76 % y el 93 % de las crías de tortuga nacerán con sexo femenino.

 

Tortuga marina
Imagen: Ronald Blandón

 

Aunque en principio este hecho tendría como principal efecto un aumento de la población debido a que existiría un mayor número de ponedoras, de seguir el aumento de la temperatura acabaría por acabar con una gran parte de sus hábitats y, por lo tanto, con una parte considerable de la población de estas tortugas. Aunque las cifras del estudio son específicas de Guinea-Bissau, África occidental, los investigadores aseguran que el efecto sería el mismo a nivel mundial.

 

Tortuga Verde

 

Según Rita Patricio, del Centro para la Ecología y la Conservación en el campus Penryn de la Universidad de Exeter en Cornualles, “las tortugas verdes se enfrentan a problemas en el futuro debido a la pérdida de hábitats y al aumento de las temperaturas”. Por su parte, el equipo de investigación, subraya la afirmación al señalar que los sitios de anidación, zonas costeras hasta las que se desplazan las tortugas, sumergidos por mares crecientes no pueden simplemente “moverse” hacia el interior, por lo que será difícil para esta especie encontrar playas donde enterrar sus huevos para que eclosionen. Todo ello sin contar con las zonas en las que las barreras sean construcciones humanas.

 

 


Vía: www.naturahoy.com